La custodia compartida es incompatible con una condena por violencia de genero

LA CUSTODIA COMPARTIDA ES INCOMPATIBLE CON CONDENA POR VIOLENCIA DE GENERO

Es doctrina del Tribunal Supremo que el juez o tribunal podrá suspender el régimen de visitas del menor con el progenitor condenado por delito de maltrato con su cónyuge o pareja y/o por delito de maltrato con el menor o con otro de los hijos, valorando los factores de riesgo existentes (STS de 26 de noviembre de 2015)

No todos los casos de condena por violencia de género darán lugar a la suspensión del régimen de visitas del progenitor con sus hijos, pero cuando se produzca dicha condena, que determine que no existe un mutuo respeto entre los progenitores, y además se imponga la pena accesoria de prohibición de aproximación y comunicación, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo entiende que es incompatible mantener una custodia compartida con tal condena y situación.

Así lo indica, sin dictar doctrina, en la sentencia nº 36/2016, de 4 de febrero, de la que fue ponente el Excmo. Sr. José Antonio Seijas Quintana, respecto al supuesto siguiente:

Se interpuso por la madre demanda de medidas sobre regulación de medidas paternofiliales, y el Juzgado de Primera Instancia acuerda una guarda monoparental en favor de la madre, con un régimen de comunicaciones y estancia amplio en favor del padre, que interpuso recurso de apelación, acordando la Audiencia Provincial una guarda compartida por semanas.

Por la demandante, se recurre en casación, y durante la tramitación del recurso, se aportó al rollo, como hecho nuevo y relevante, documental referente a una sentencia condenatoria, dictada en conformidad, por delito de amenaza leve de violencia de género del padre a la madre, con condena a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad, y la prohibición de acercarse a su domicilio, lugar de trabajo, lugar donde resida o cualquier otro frecuentado por ella a una distancia inferior a 300 metros, así como a comunicarse con ella por cualquier medio, todo durante un plazo de dieciséis meses y privación a la tenencia y porte de armas por 20
Meses
.
La sentencia condenatoria fue firme con posterioridad a la sentencia de la Audiencia Provincial, que había acordado la custodia compartida en resolución de recurso de apelación que interpuso el padre, y anterior a la resolución del recurso de casación, que estima el recurso, fallando finalmente que no procede la custodia compartida, pese a que el padre manifestó que se arrepintió de la amenaza y que la sentencia condenatoria penal se dictó en conformidad, estableciendo un régimen de guarda y custodia en favor de la madre, dejando a la determinación del Juzgado de Primera Instancia, en ejecución de sentencia, la fijación del régimen de comunicaciones y estancias de los hijos con su padre, y fundamenta su fallo, en resumen, porque:

1.- No existe una relación de mutuo respeto entre los progenitores, como premisa de la custodia compartida (SSTS 29 de abril de 2013 y 16 de febrero y 21 de octubre de 2015).

2.- Debe primar el interés de los hijos: una cosa es la conflictividad que puede existir entre los progenitores como consecuencia de la ruptura, y otra distinta una condena por violencia de género que aparta al padre del entorno familiar y de la comunicación con la madre, por las penas accesorias de prohibición de aproximación y no comunicación, lo que imposibilita el ejercicio compartido de la función parental adecuado al interés de los hijos.

El interés de los hijos viene determinado por los criterios expresados en el artículo 2 de la LO 8/2015, de 22 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, que ha venido teniendo en cuenta la Sala Primera del TS, que exige para la vida y desarrollo del menor un entorno “libre de violencia”.

3.- Es de aplicación lo dispuesto en el artículo 92.7 del Código Civil, según el cual, “no procederá la guarda y custodia conjunta cuando cualquiera de los padres ésta incurso en un proceso penal incoado por atentar contra la vida física, la libertad, la integridad moral o la libertad o indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de los padres y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica”.

La custodia compartida es incompatible con una condena por violencia de genero

Acepte nuestra política de Cookies para continuar usando la web. Mas información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close